Tipos de clientes del Siglo XXI

tipos de clientes siglo 21

En unos años en los que el consumidor ha cambiado tanto, tener en cuenta los diferentes TIPOS DE CLIENTES no es una sugerencia, sino una necesidad primordial.

Como dijo una vez Dorothy en la película El mago de Oz: “Ya no estamos en Kansas”.

TIPOS DE CLIENTES

O en nuestro caso, en un siglo XX donde todo era diferente en lo que respecta a un producto y su venta. En el siglo XXI, más concretamente en una década en la que la explosión tecnológica ha dibujado nuevos mapas de consumo, tener en cuenta qué vendemos y, especialmente, a quién lo hacemos, se torna un aspecto esencial para nuestro negocio.

Factores que definen al nuevo perfil de CLIENTES:

A diferencia de 1999, el cliente de 2019 se basa en los siguientes aspectos:

  • Tecnología: Hoy en día, gracias a un smartphone podemos comprar cualquier producto por Internet, comparar opiniones de cualquier usuario, ya sea chino o sudafricano, o solicitar información sobre un producto. Los clientes del siglo XXI tiene acceso a una información que los vuelve más poderosos a la hora de consumir.
  • Ecología: El 59% de los clientes tienen en cuenta que un producto sea eco-friendly, reflejo de un consumidor cada vez más concienciado con el medio ambiente, ya sea por moda o bien porque realmente esté comprometido con el movimiento.
  • Extras: El cliente sabe que aquello que tú no puedas ofrecerle puede hacerlo otro. Por ese motivo siempre agradecerá un “extra” o una superación de expectativas en el producto que te permita fidelizarlo a tu marca.

Una vez mencionados estos conceptos, queda resolver la gran incógnita…

tipos de clientes en el siglo xxi

TIPOS DE CLIENTES según su personalidad y cómo tratarlos

A continuación, os damos algunas pistas sobre los diferentes perfiles de clientes y cómo tratarlos según su personalidad:

  • El cliente indeciso: Este tipo de cliente generalmente no tiene demasiada experiencia con el producto y está saturado de información (factor tecnología), por lo cual tarda mucho en decidirse a la hora de consumir un servicio. A la hora de tratarlo debes aceptar su punto de vista, ser entusiasta y conocer muy bien a tu competencia.
  • El cliente “sabelotodo”: Al contrario que el anterior, él sabe manejar bien toda la información que posee y siempre desea “extras” que le permitan quedar satisfecho. Puede ser un tanto intenso y pretencioso, por lo se le deben aportar soluciones concretas sin necesidad de ceder a todo lo que él quiera.
  • El cliente que sabe lo que quiere: Este cliente ya ha consumido el mismo producto en varias ocasiones, es experimentado y es muy minucioso. Ideal a la hora de conseguir un engagement, con este tipo de cliente debemos ser muy concretos y siempre aportar un producto superior a las expectativas a fin de fidelizarlo.
  • El cliente impulsivo: El impulsivo es ese mismo tipo de persona que compra en Black Friday cientos de cosas que no necesita o invierte grandes cantidades de dinero sin pensarlo demasiado. Apetecible, sí, pero hay que tener mucho cuidado, ya que la propia impulsividad del cliente puede llegar a obviar ciertos aspectos que nos reclamará a la más mínima insatisfacción. Conviene estar seguro de lo que quiere y ser emotivo, ya que es otro de los principales rasgos que guía su impulsividad.

¿Has reconocido a alguno de tus clientes en estos perfiles?

Si todavía no has conseguido definir a tu tipo de cliente, en Buljan&Partners podemos ayudarte a través de la creación de tus Customer Persona. Conocerás su perfil y empatizarás con sus necesidades y expectativas y podrás mejorar así, tu comunicación con ellos y el producto que les estás ofreciendo para aportarles más valor.

¡Hasta la próxima!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *