El proceso de MEJORA CONTINUA EN EMPRESAS: ¿Sabes por dónde empezar?

mejora continua empresas

Definir la calidad de un servicio y convertirlo en uno sin apenas competencia no es tarea fácil. Pero sí posible si aplicas a tiempo el mejor proceso de mejora continua en tu empresa.

En un mundo con tantas opciones e información como el actual, apostar por el mejor producto o servicio se convierte en una tarea más necesaria pero no por ello menos fascinante y motivadora. Especialmente si aplicas el proceso de MEJORA CONTINUA EN EMPRESAS.

¿Qué es la MEJORA CONTINUA EN EMPRESAS?

Considerado como el conjunto de acciones enfocadas a obtener un servicio (y proceso del mismo) de mayor calidad y que marquen una diferencia con los competidores de mercado. 

Entre los beneficios del plan de mejora continua encontramos desde un incremento del rendimiento del equipo hasta una mayor productividad, pasando por la reducción de costes, pero también de tiempo. 

Sin embargo, antes de ponernos manos a la obra, necesitamos saber qué herramientas y procesos nos permitirán llevar a cabo el proceso de mejora continua.

Cómo aplicar la MEJORA CONTINUA EN EMPRESAS

Antes de desarrollar un proceso de mejora continua, debemos analizar los diferentes pilares que consolidan la entrega de un servicio o producto:

  • Feedback del cliente.
  • Funciones y responsabilidades del equipo.
  • Herramientas y tecnología apropiadas para desarrollar una tarea.
  • Comunicación del equipo y, por ende, la capacidad para aportar soluciones.

Una vez analizados estos diferentes aspectos, el proceso quedará conformado por los siguientes pasos:

  • Establecer unos objetivos y definir un período de tiempo concreto para obtener resultados.
  • Realizar un estudio riguroso de todas las áreas.
  • Tratar de simplificar los procesos.
  • Involucrar y motivar al equipo de trabajo, ya que gracias a su compromiso siempre se conseguirá un mayor rendimiento.
  • Evaluar los resultados de forma periódica a fin de confirmar que el proceso es el apropiado.
  • Analizar los resultados durante un periodo de tiempo concreto.
  • Aplicar las mejoras al resto del proceso a través de un plan de implementación apropiado.

Herramientas para el proceso de mejora continua

Además de los pasos anteriormente mencionados, puede que en ciertas ocasiones necesitemos de metodologías más concretas como complemento a este nuevo paso. Las siguientes estrategias se convierten en la mejor forma de iniciar el cambio:

  • Lean Management: Basada en el pensamiento de la empresa japonesa Toyota, esta metodología consiste en eliminar todos los procesos que no aportan valor al cliente y focalizarse en aquellos que sí lo hacen.
  • Ki Wo Tsukau: Este proceso trata de focalizar en la satisfacción del cliente externo e interno (o colaborador / empleado). De esta forma, mejorando la experiencia de cliente y de empleado, se estará mejorando la calidad del producto.
  • Seis Sigma: Llegar a un máximo de 3,4 defectos por millón de eventos u oportunidades (DPMO) es el objetivo de esta estrategia basada en cumplir los requisitos del cliente y superarlos en todo momento.

Si necesitas implementar un plan de mejora continua y no sabes por dónde empezar, en Buljan & Partners te asesoraremos acerca de todo lo que necesites saber. Contacta con nosotros sin compromiso. 

Nos leemos en el próximo post 😊 

¡Hasta pronto!