INTELIGENCIA EMOCIONAL: la base de un buen trabajo no es la que esperabas

inteligencia emocional

Si existe un factor que nos diferencia y seguirá haciéndolo de esos robots a los que muchos ya ven sustituyéndonos en nuestros puestos de trabajo, ese es la inteligencia. O, más concretamente, la INTELIGENCIA EMOCIONAL. ¿La aplicas en tu trabajo?

Inteligencia… e INTELIGENCIA EMOCIONAL

Rosa es una chica muy inteligente. Se ha graduado en Comunicación y marketing, ha realizado dos máster y, por supuesto, parece la candidata ideal para liderar tu departamento de marketing cuando has visto su currículum. Sin embargo, Rosa tiene un pequeño gran problema: apenas escucha a sus compañeros cuando estos la requieren y su empatía es la misma que la de una alubia. Y claro, la situación no es fácil. Porque sí, Rosa es muy inteligente, pero carece de INTELIGENCIA EMOCIONAL.

Actualmente, las empresas ya se han percatado de un factor tan importante como las emociones cuando se trata de encauzar a un equipo de la mejor forma, siendo cinco los campos claves en los que juega esta capacidad cada vez más valorada.

Los 5 principios de la INTELIGENCIA EMOCIONAL en la vida profesional

La INTELIGENCIA EMOCIONAL en la vida personal, y también en la profesional, se nutre de los siguientes aspectos a evaluar:

  • Autoconciencia: Consiste en la capacidad autónoma de reconocer las emociones personales, regularlas y saber dónde están sus límites. Por ejemplo, descubrir que la mala gestión laboral de un empleado se debe a su reciente divorcio y cómo gestionarlo.
  • Autorregulación: Este aspecto hace hincapié en el análisis de nuestras emociones y la necesidad de controlarlas. Por ejemplo, saber cuándo separar vida privada de la laboral cuando entras por la puerta de la oficina.
  • Motivación: La motivación nace de la correcta gestión de los objetivos y las recompensas en lo que concierne al espacio laboral.
  • Empatía: Este aspecto depende de la otra persona y su capacidad para comprender los problemas del compañero que no sabe cómo gestionar sus emociones o el estrés en el escenario profesional.
  • Comunicación: ¿Cómo interactúa Rosa con sus compañeros? ¿Podría ser más atenta? ¿Expresar mejor sus insatisfacciones? ¿Debería tomarse una excedencia? Para llegar a responder a todas estas preguntas, es necesario aplicar las metodologías pertinentes a la hora de comprender a la persona y aplicar los resultados para beneficio del equipo.

Cómo gestionar la INTELIGENCIA EMOCIONAL en las empresas

La INTELIGENCIA EMOCIONAL en el ámbito corporativo se ha convertido en un objetivo más a explorar Click Para Twittear

Durante los últimos años, la INTELIGENCIA EMOCIONAL en el ámbito corporativo se ha convertido en un objetivo más a explorar, especialmente cuando ha quedado más que comprobado que la satisfacción de un equipo conllevará mejores resultados en la relación, el servicio y el feedback de nuestros clientes.

Además del propio trabajo personal, la organización de talleres sobre habilidades comunicativas y las autoevaluaciones se han convertido en una buena forma de comprender al empleado y ayudarle a abrirse al resto de sus compañeros.

Por otra parte, la inclusión de jornadas de mindfulness y yoga, fines de semana de empresa en una casa rural o metodologías como DISC nos permiten profundizar en las emociones del empleado a la hora de entenderlo, permitirle una pausa y descubrir cómo encauzar sus emociones en contraste con el resto del equipo.

Si en tu caso quieres profundizar en la INTELIGENCIA EMOCIONAL de tu empresa, en Buljan& Partners te ayudamos en tu misión apostando por la creatividad y profesionalidad a fin de conseguir el mejor equipo. No dudes en contactarnos a través del email info@buljanandpartners.com.